Accueil > Programmation > Luc Moullet: comedias documentales, por una ética del desvío

Luc Moullet: comedias documentales, por una ética del desvío

45526_10151426715867673_1363093319_n

27 janvier 2013, CCCB (Xcèntric) – Barcelona

Essai d’ouverture, 1988, 15 min; Barres, 1985, 14 min; La cabale des oursins, 1991, 17 min; Foix, 1994, 13 min; La valse des médias, 1987, 26 min

Moullet se toma el humor en serio: es para él tanto un método de observación como de subversión. De quien escribió, en un número de Cahiers du Cinéma de 1959, que «la moral es una cuestión de travellings», propuesta famosamente transformada por Godard, no debe extrañarnos la importancia del desvío como medio cómico y político. Esta ética y estética del desplazamiento no solo la encontramos en la parodia de los géneros audiovisuales consagrados, empezando por el western (Une aventure de Billy le Kid, 1971) y siguiendo, como veremos en este programa, por la publicidad y el film institucional, sino también en su gusto por los inventarios, las digresiones y las asociaciones de ideas e imágenes, que permiten contextualizar los contenidos más hegemónicos de nuestra cultura. El método Moullet se puede comparar con la patafísica, la «ciencia de las soluciones imaginarias» del doctor Faustroll. De hecho, Moullet, designado por Rivette como «nuestro Jarry», se refiere explícitamente a la reescritura de la Pasión de Cristo como una carrera de bicicletas en su epopeya deportiva: Parpaillon ou à la recherche de l’homme à la pompe Ursus d’après Alfred Jarry (1992).

La libertad de imaginar es útil a la crítica socioeconómica: las absurdidades cotidianas que documenta dejan de ser un detalle pintoresco y aparecen en relación con su conjunto. Las cosas más anecdóticas pueden ser reveladoras del sistema, como pasó con Genèse d’un repas (1979), que, partiendo de la indagación de los orígenes de una comida frugal (un huevo, una lata de atún y un plátano), recorría la cadena de la mundialización e integraba en este movimiento la propia película.

Essai d’ouverture (1988)

En este ejercicio pseudodidáctico protagonizado por el autor, que tiene por argumento la abertura de una botella de Coca-Cola, podemos ver el reverso de la representación publicitaria. El anuncio es la promesa del objeto y también su posesión por procuración: gozo anónimo de una imagen, integrado en la producción y en el consumo de masas. Así, el objeto domina al sujeto e impone su finalidad objetiva. «It is the consumer who is consumed», como decía Richard Serra. Moullet sigue la dirección contraria. La frustración burlesca hace de él un creador en vez de un consumidor: nos muestra un proceso en vez de un producto.

«Essai d’ouverture opone a la obtusa rotundidad de la botella, que no reclama más que silencio y consumo inmediato, una estrategia de desvío y de libre asociación. En torno a su MacGuffin, Luc Moullet inventa un universo en el que proliferan usos y posturas, sketchs y microficciones. […] La bella palabra de abertura sugiere que aquí no se puede separar la política del contenido, dirigida contra la hegemonía americana y el desastre capitalista, de la política de la forma, que va más allá de la negatividad crítica gracias al poder del desvío y de la comedia.»

Emmanuel Burdeau, Les films d’ici: Histoire de produire.

Barres (1984)

«Como usuario habitual del metro parisino, me quedé fascinado ante la astucia, el arte y la gracia de los defraudadores enfrentados a los torniquetes. He intentado restituir para la posteridad estas prácticas diversas (así como la evolución de los medios de disuasión, cada vez más sofisticados). He inventado otras bastante extravagantes. Así, en Barres, que rodamos mayoritariamente “en estudio”, encontramos elementos documentales y ficticios: no nos habrían dejado filmar dentro del metro, considerando la importancia que dábamos al fraude. También hice una especie de catálogo de los ruidos insólitos del metro y de su arsenal represivo. Tras la difusión de Barres, la frecuentación del metro se incrementó: la gente no lo cogía para desplazarse, sino para admirar el espectáculo de los defraudadores, o la victoria del arte sobre la utilidad.»

La cabale des oursins (1992)

Luc Moullet emprende una rehabilitación estética y turística de las escombreras de las minas de carbón, exagerando la retórica de un movimiento de promoción iniciado en los años ochenta. Estos monumentos de la era industrial, que presenta como si fuesen maravillas geográficas ignoradas, son útiles para su gusto por los inventarios y la reinvención lúdica y a su vez crítica de la realidad.

«Me atrae la hiperobjetividad de lo falso. Mi punto de vista es al mismo tiempo objetivo y patafísico: una lucha entre las matemáticas y la fantasía. En La cabale des oursins me divertí visitando las escombreras del norte de Francia y del Borinage. Seleccioné aquello que podía dar una visión futurista y fantasiosa de las escombreras.»

Luc Moullet, Notre alpin quotidien.

Foix (1994)

Inspirado por L’hôtel des invalides (1952) de Georges Franju, documental antibélico sobre el Museo del Ejército, que confrontaba el comentario oficial y laudatorio del guía con el terror inspirado por las imágenes, Moullet nos muestra los aspectos más caóticos de una pequeña ciudad del sur de Francia: Foix. La parodia de las películas turísticas trastoca el encanto pintoresco de la provincia, de modo que Foix acaba siendo paradójicamente idéntico a París.

«El defecto de Foix es que la gente piensa que elegí los peores lugares. Filmé la avenida, los Champs Elysées de la población, algunas puertas, algunas tiendas. Debería haber filmado una vista del conjunto para demostrar que no estaba creando una monstruosidad artificial con elementos dispersos. […] También hay una excepción: en general yo mismo realizo el comentario de mis películas, pero no podía utilizar mi voz para un documental que debe crear la ilusión de ser convencional, porque no tengo una voz convencional.»

Luc Moullet, Notre alpin quotidien.

La valse des médias (1987)

Esta película, encargada por la Biblioteca del Centro Pompidou, observa y comenta la modernización de las bibliotecas francesas siguiendo dos ejes comparativos: la historia y la geografía. El eje cronológico nos muestra la evolución del dispositivo tecnológico, así como de los contenidos y usos, es decir una apertura a la cultura popular y a las costumbres de los consumidores. El punto de vista geográfico contextualiza las actividades de estas instituciones comparándolas con territorios excéntricos: el Centro Cultural Francés de Rabat y los bibliobuses de Alsacia.

Publicités
Catégories :Programmation
  1. Aucun commentaire pour l’instant.
  1. No trackbacks yet.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :